Esto es lo que tenemos en la categoría 'Opinión'

Domingo 17 de marzo

¿ciencia?

Con motivo, o excusa, de la elección del nuevo Papa, he oído algunas voces que se elevaban en contra del jaleo mediático en torno al hecho, indudablemente noticiable, del asceso de Francisco al sumo pontificado católico. A mí también me resulta excesivo, aunque lo considere importante. Algunas de esas voces mostraban su disgusto porque, frente al despliegue mediático, noticias, importantes por supuesto, como la curación de un niño con VIH por medios científicos. por ejemplo, solo hubiesen aparecido en páginas interiores de los diarios…

De nuevo la ciencia, y la ciencia como sinónimo parcial de terapias, curaciones y demás circunstancias paradójicamente acientíficas. Y es que la ciencia, ese trabajo mal conocido, por demás aburrido para quienes no sientan excesiva pasión por el saber, solo tiene una relación secundaria con las técnicas que se aplican a la resolución de problemas.

La primera acepción de “ciencia” en el diccionario de la R.A.E. es: “Conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales”.

Es una lástima que se aluda con tanta frecuencia a “la ciencia” cuando la inmensa mayoría de los ciudadanos sería incapaz de enfrentarse a un texto realmente científico. ¿Cómo se pueda hablar de algo, ensalzándolo como un talismán o un mito renovador, cuando se desconoce o se malinterpreta?

Y es que la ciencia es una tarea difícil, compleja, generalmente mal pagada, cuya satisfacción mayor solo puede venir del placer de adquirir nuevos conocimientos que amplían nuestra forma de ver y entender el mundo… El resto de las cosas, por comprensibles, magníficas y elogiables que sean, no son “ciencia”.

¡Vaya! Es una opinión… Nada más…

perpetrado por Illaq @ 17/03/13 18:06

Viernes 8 de marzo

“día internacional de la mujer”

Con esta imagen nos regala hoy Google:


A mí los “días internacionales” solo me suscitan sospechas, por aquello de “dime de qué hablas…” Me parece vergonzoso que, a estas alturas, sigamos celebrando “días” por algo que tenía que estar superado por completo.

Bueno, esa es mi opinión y, por eso mismo, me niego a celebrar personalmente este adefesio de día…

perpetrado por Illaq @ 8/03/13 10:49
Esto es: Actualidad yOpinión

Miércoles 26 de septiembre

justificando lo injustificable

No creo que la violencia solucione los problemas. De hecho, creo que los agrava y crea problemas nuevos, lo que dificulta llegar a una solución.

Pero.

Vivimos en un sistema democrático en el que nos han robado la posibilidad de participar, salvo cada cuatro años, cuando acudimos a votar lobotomizados por la maquinaria publicitaria de los grandes partidos. Los que nos representan han olvidado que trabajan para nosotros, que los hemos elegido para que hagan unas tareas y que por ello les pagamos. Hacen su labor de espaldas a los ciudadanos, a los que no permiten la mínima ingerencia y son considerandos, en el mejor de los casos, una mosca cojonera que no para de protestar.

Vivimos en un sistema democrático en el que los que hemos elegido para gestionar nuestra sociedad, en su arrogancia, no creen necesario justificar sus actuaciones, han convertido las ruedas de prensa en “declaraciones sin preguntas” y piden, que digo, exigen sacrificios mientras malgastan el dinero de todos en cosas innecesarias o directamente caprichosas.

Vivimos en un sistema democrático en el que la clase política es una casta endogámica que toma decisiones para favorecerse ellos mismos y a sus más cercanos. Además, cuando les pillan “con el carrito de los helados” no sólo no entonan un mea culpa, sino que se enorgullecen de lo hecho y son capaces de justificarlo, si no incluso de chotearse de los ciudadanos.

Vivimos en un sistema democrático en el que los que controlan las fuerzas de seguridad del estado han desarrollado una preocupante facilidad para enfrentarlos a los ciudadanos y aplaudir después sus actos, sean o no proporcionados. Las usan a modo de guardia pretoriana y olvidan que, aunque su función es hacer cumplir la ley, no están exentos de cumplirla.

Vivimos en un sistema democrático en el que los dirigentes, que hemos elegido para mejorar nuestra sociedad, han decidido reducir la inversión en educación e investigación, con lo que nos condenan a ser un país balneario, expuesto a los caprichos del “maravilloso” neoliberalismo e incapaz de emprender y de crear nuevas industrias.

En este sistema “democrático”, los que pagamos para que cuiden de la sociedad que crearon nuestros padres nos tratan como a niños pequeños, que no saben lo que hacen, ni lo que dicen y que se creen todo lo que se les diga. Así que lo único que puede hacer el ciudadano es patalear. Lo puede hacer en Twitter, en Whatsapp, en el trabajo, en la barra de un bar e incluso en la calle. Y como es lo único que nos dejan, el único resquicio para “intervenir en la democracia”, no nos lo pueden quitar, no nos pueden mandar callar. Es una vergüenza el blindaje que se hizo del Congreso de los Diputados y es una vergüenza que miles de policías se enfrentaran a los manifestantes. Y si hay manifestantes que provocaron, tantos otros lo hicieron del bando de la guardia pretoriana.

Por eso, no me extraña que los ciudadanos reaccionen de forma violenta como respuesta a la “violencia de estado” que sufren a diario. Si me dieran la oportunidad de hablar cinco minutos con Mariano Rajoy (o con Zapatero), creo que le insultaría. Imbécil es lo más suave que podría decirle, porque se que razonar con un iluminado, capaz de creerse sus propias mentiras y que me insulta a diario con sus acciones y omisiones, es perder el tiempo. Tratar de que me explicara cuál es el plan sería condenarme a escuchar un discurso plagado de lugares comunes pero vacío de contenido. Así que mejor pasar al insulto, al pataleo, al desahogo.

Ya, ya se que no sirve de nada. Pero poco más podemos hacer.

perpetrado por Taliesin @ 26/09/12 14:28
Esto es: Opinión

Viernes 20 de enero

el culebron megaupload

Es el tema del día. En los medios de comunicación, tertulianos que no sabían ni que Megaupload existía hasta esta mañana se atreven a dogmatizar sobre el tema. Ya dijo David Bravo que los tertulianos están haciendo mucho daño en la opinión pública actuando como lobby, a veces involuntario, al servicio de los que se oponen a que cambie el modelo actual de distribución cultural. Y claro, al cabo del día se escuchan un montón de tonterías:

Tontería 1: El argumento del sofista
“Que no puedas pagar por la canción/libro/película no justifica que te lo descargues. Yo quiero un Ferrari y no entro en el concesionario a robarlo.”

Pues mire usted señor tertuliano, aunque nos quiera hacer ver que los dos casos son los mismos y que el razonamiento que vale para uno vale para otro, no es así. La grandísima diferencia, del tamaño de un Ferrari, es que en el caso del coche impide que un cliente potencial adquiera el vehículo que usted ha robado y obliga a la fabrica de Maranello a fabricar otro que lo sustituya.

En cambio, si me descargo una película de Rapidshare, estoy haciendo una copia de un contenido digital, que no es más que una ordenación caprichosa de una larga ristra de unos y ceros en mi disco duro. Mi descarga no impide que un cliente potencial adquiera la obra de forma legal y el creador no tiene que hacer ningún esfuerzo para reparar el presunto daño realizado.

Como ve, querido tertuliano, no es lo mismo. Ya, ya se que lo que viene ahora es que sí que estoy haciendo un daño, el famoso lucro cesante…

Tontería 2: El argumento del lucro cesante
“Cada vez que te descargas una canción/libro/película estás evitando que el creador gane X euros.”

Este argumento se basa en la absurda suposición de que “una descarga” equivale a “una venta menos”. Verá, querido tertuliano, en el disco duro tengo miles de canciones y cientos de películas. Muchas de ellas no las he escuchado nunca y es probable que algunas nunca pasen por el reproductor. Pero vaya, algo parecido me pasa con los libros que he adquirido pasando por caja y seguro que no soy el único. Es una suerte de Síndrome de Diógenes cultural endémico de una sociedad que produce más de lo que podemos consumir. Sólo con esto, ya desmontamos su argumentación de que una descarga equivale a una venta menos, pero vayamos un poco más allá.

Reconozco que cuando hace algo más de un año se estrenó Buried en el cine no me llamó demasiado la atención y se cayó de la cartelera sin que la viera. Pocos meses después, vi Buried en el salón de casa tras haber provocado un presunto “lucro cesante” y me pareció una propuesta muy interesante. Resultado: estoy pendiente de la próxima película de Rodrigo Cortés, Red Lights, que se estrenará el 2 de marzo en España y que seguramente veré en el cine. Es decir, un presunto “lucro cesante” va a generar un lucro contante y sonante, que no se hubiera producido de no existir el primero.

Son muchos los consumidores que descubren directores, actores y músicos mediante actos de presunto “lucro cesante” y posteriormente van a conciertos o se interesan por los nuevos trabajos del creador. Es decir, creo que no me equivoco mucho cuando afirmo que en muchas ocasiones “una descarga” equivale a “una venta más”.

Tontería 3: El argumento del estoicismo (o de la inmutabilidad de la realidad)
“Si hay que esperar varios meses entre el estreno en cines de una película y la posibilidad de verla en casa, pues se espera. Yo también quiero un iPhone4 y estoy en lista de espera porque todo el mundo lo quiere.” (sic)

En lo del iPhone no me voy a meter, porque después de tantos minutos de hablar sin pensar es normal que en algún momento se desbarre del todo.

Actualmente, entre que una película se estrena en los cines y se edita en formato físico pasan varios meses. Si una persona no quiere o puede ir al cine, por la razón que sea, está condenada a esperar varios meses hasta poder ver la película en el salón de casa. Esto provoca que al día siguiente del estreno haya quién esté dispuesto a consumir un screener de calidad aberrante porque quiere ver la película sin pasar por el cine. A día de hoy es posible tecnológicamente lanzar las películas a la vez en el cine y para el consumo doméstico, ya sea en formato físico o digital. ¿Por qué no se hace? ¿Por qué ese empeño de “la industria” en darle ventajas a la competencia “pirata”? Ya, ya… es por los cines. ¿Por qué entonces esta obstinación por sostener una industria de forma artificial? Esto me lleva al siguiente argumento…

Tontería 4: El argumento de Helen Lovejoy (¿Es que nadie va a pensar en los niños?)
“No podemos acabar con los tiempos entre el estreno en el cine y la edición en DVD porque estaríamos condenando al sector de los exhibidores a la muerte.”

Pese a que el precio de la entrada haya subido un 36% en los últimos siete años, voy regularmente al cine. Creo firmemente que, salvo que te gastes un montón de dinero y pongas el salón de casa al servicio de la reproducción de películas, no hay nada comparable a la experiencia de ver una película bien proyectada en un cine. La inmersión que me proporciona la sala a oscuras no la encuentro en el sofá de casa. Sin embargo, son muchas los exhibidores que proyectan mal, que no mantienen adecuadamente los equipos, que no respetan en definitiva el producto, y pese a ello suben el precio de la entrada año tras año. Y esto lo hacían con la seguridad de que los espectadores tenían que pasar por taquilla si no querían esperarse varios meses antes de ver la película. Hasta ahora.

Ahora que han perdido la batalla contra las páginas que ofrecen estrenos para descargar (con calidad entre horrible y aceptable), ¿no sería el momento de acabar con la exclusividad del estrenos en cines? A mi modo de ver, esto sólo puede ser una buena noticia para el espectador que va a las salas de cines, que pasará a ser un cliente cuidado y respetado, y no tan sólo un potencial comprador de palomitas.

Además, si sector de la salas de cine desaparece (espero que no), será porque se ha acabado su tiempo. También desaparecieron los fabricantes de carros, los serenos, los barberos y los pregoneros. Cosas de los avances tecnológicos. Lo que no tiene sentido es mantener un sistema sin cambios cuando la tecnología actual permite mejorarlo de forma sustancial.

Pese a todo no voy a defender Megaupload. No me cabe duda de que sus dueños se lucraban haciendo uso del trabajo de otros. Y me parece mal. Sin embargo. leo que el FBI les acusa de provocar unos daños a la industria del entretenimiento por un valor de 386 millones de euros en concepto de material difundido de forma ilícita y que gracias a la publicidad han amasado una fortuna de 135 millones de euros. Entonces se me ocurre que si los dueños de los contenidos montaran su propio “Megaupload legal” podrían embolsarse cientos de millones de euros…

Vaya,Y eso si que es todo un lucro cesante.

perpetrado por Taliesin @ 20/01/12 21:03
Esto es: Internet yOpinión

Lunes 8 de agosto

standard & poor’s, you have fucked with the wrong guy

¿Quién califica a las agencias de calificación?

Así empieza el artículo de El País sobre la rebaja de la deuda americana por parte de la agencia de calificación Standard & Poor’s y es la pregunta que hacen muchos desde hace algún tiempo.

¿Cómo es posible que una agencias que repartían “triples A” mientras que la economía global se acercaba a borde del abismo sigan teniendo crédito a día de hoy? Han demostrado tener la misma capacidad de anticipación que La Bruja Lola y sin embargo son capaces de hacer tambalearse los mercados tan sólo con bajar una calificación de sobresaliente a notable alto. Han jugado con la economía de Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia, poniéndolos entre la espada y la pared. Han obligado a estados soberanos a realizar enormes recortes sociales con la amenaza de ponerles mala nota y por tanto dificultarles el acceso a financiación. Y todo ello, desde un lujoso despacho en París o New York.

Hasta ahora.

Porque mientras que han vapuleado a los peces más pequeños del acuario han mantenido su crédito más o menos intacto, pero ahora se han metido con el Tío Sam y eso son palabras mayores.

El viernes pasado, Standard & Poor’s anunció que rebajaba la calificación de la deuda de los Estados Unidos desde “AAA” a “AA+” y las agencias de información empezaron a echar humo a cuenta de la noticia. Y tanta polvareda se levantó que un representante de la agencia declaró que no esperaba una reacción estrepitosa de los mercados, ya que se trataba de una medida anticipada.

Que la agencia corriese a emitir esta matización a la rebaja en la confianza de la deuda estadounidense se explica porque el mismo viernes el Tesoro de EEUU dudaba de los cálculos realizados por la agencia. Y claro, que el Tesoro de EEUU ponga en cuestión tus cálculos (tenga o no razón) no es cosa de risa.

No me extrañaría que a partir de ahora las agencias de calificación sufrieran una estrategia de acoso y derribo por parte de la administración de Obama. La verdad es que resulta un poco molesto que hasta que no se han metido con el más grande no se haya cuestionado seriamente el papel de las agencias, pero por algún sitio hay que empezar.

 

perpetrado por Taliesin @ 8/08/11 10:20
Esto es: Economía yOpinión